Conversación con Matilde Pérez, invitada especial de la Feria de arte PINTA en Londres.

Pocas veces me ha tocado conocer a artistas con una convicción única y pasión sin límites por lo que hacen. De ese tipo de personas que emanan por los poros su verdad y que con solo al mirarlos uno se percata de su brutal honestidad. 

“Sólo he seguido mis instintos” chilena Matilde Pérez en Londres

 Así lo sentí en mi encuentro con la artista visual chilena de 95 años, Matilde Pérez, quien fue la principal invitada a la Feria de arte Latinoamericano, “PINTA”, que nuevamente aterrizó en Londres por tercera vez y que se centró en el arte cinético, liderado por Pérez.

La decisión de Matilde por convertirse en artista fue tomada conscientemente y como ella bien recuerda a la edad de 7 años: “Tuve que esperar varios años más para finalmente ingresar a la Escuela de Bellas Artes en Santiago, pero la decisión de ser artista ya la tenía hace tiempo“. Fue en esa etapa cuando asistió a clases con Pedro Reszka (pintor chileno) y desde ahí no se detuvo nunca llevando su vocación hacia otras regiones y latitudes.

Es la principal exponente del arte cinético en Chile y por qué no decirlo de Latinoamérica, además de ejercer como docente y ser la fundadora del Centro de Investigaciones cinéticas en la Escuela de diseño de la Universidad de Chile. Para qué vamos a hablar de los premios que ha ganado. Innumerables, entre ellos el Altazor y el premio medalla Pablo Neruda.

Su relación con Europa viene desde cuando fue becada por el Gobierno francés para estudiar en Paris, ciudad en la que vivió en dos oportunidades; en 1960 y 10 años más tarde en 1970. Ella lo recuerda muy bien y dice haberse sentido muy cómoda en su nueva ciudad: “Nunca extrañé Chile y el francés lo hablaba como mi segunda lengua materna”. 

Viejo continente que la trajo de regreso en el 2007 cuando el Museo de Madrid, Reina Sofía la invitó a exponer junto a sus contemporáneos y amigos Carlos Cruz Diez, Julio Le Parc y Jesús Rafael Soto, y ahora en el 2012 la Feria más importante de arte latinoamericano de Europa la tiene como invitada de honor. Para ella, este tipo de actividades forma parte del anecdotario y no son la razón de ser de su trabajo: “No me importan los premios ni la respuesta del público porque todo lo que he hecho ha sido siguiendo mi intuición“, afirma sin ningún titubeo esta mujer de un talento supremo y que como pocas artistas a sus 95 años sigue más vigente que nunca.

Mis obras tienen vida propia, si no, no tendría sentido haberlas concebido. El que las observa debe detenerse, dejarse llevar, perderse y no tratar de entenderlas“ , enfatiza mientras observa a las personas que se detienen en la galería “Open Cube” que contuvo a sus 12 obras en PINTA y que repasaron su investigación sobre el plano visual, a través del cubo y el círculo.

En esta serie de obras cinéticas, se pudo apreciar distintos formatos y soportes; pintura, impresión, collage y un par de instalaciones que tuvieron como protagonistas a la luz y el movimiento. Un juego de ilusión óptica que va más allá de la explicación biológica dada por el defecto de nuestra retina para captar las imágenes en movimiento (persistencia de la visión) y que su creadora nunca les puso límites.

Para más información de Matilde Pérez y su obra, haz clic aquí 

Para más información de PINTA clic aquí

(Fotografía principal: PINTA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

GUNSP3

Por favor, escriba el texto anterior: