Introducción a nuestros modismos chilenos

Para muchos de los que vivimos desde hace mucho tiempo en el Reino Unido, no es nuevo escuchar que a un chileno sólo lo puede entender otro chileno. Aún cuando el idioma en cuestión sea el español. La particular manera de expresarnos, modificar palabras y no pronunciar las “s”, hace que no sea una tarea fácil el entendernos.

Entonces, si quieres poner a prueba tu chilenidad, lee el siguiente párrafo:

“Anoche fui a carretear po… Pero la gallá estaba súper fome, ni un brillo. A las doce el Juan andaba dando jugo y no pude ni sacarle brillo al piso. Después mi polola se chorió porque me entró agua al bote y me condorié poniéndole el gorro. Lo peor vino después, cuando se me apagó la tele y desperté donde el diablo perdió el poncho, con el tremendo hachazo. Igual al día siguiente cuando la fui a ver, pasé piola, no cachó nada dónde andaba y altiro nos pusimos en la buena con un calugazo”.

ve al Diccionario de chilenismos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

LfYrm

Por favor, escriba el texto anterior: